Centro de Educación Bilingüe en Sevilla - Wonderland
Centro en Sevilla de Educación Bilingüe - Wonderland

¿Los juegos son importantes para la enseñanza?

Los juegos tienen un tremendo potencial educativo y son una herramienta fundamental para las actividades de enseñanza-aprendizaje en la escuela, pues constituyen una de las mejores e importantes fuentes de aprendizaje motivando a los niños y haciendo que aprendan sin ni siquiera darse cuenta. A través de la manipulación de los objetos, de la interacción con los otros niños y con los adultos, los niños van adquiriendo conocimientos del mundo que les rodea.

El niño se siente profundamente atraído y motivado con el juego, y como educadores debemos aprovechar esto para plantear nuestra enseñanza en el aula. Debemos recordar que el juego es el eje organizador, va unido al desarrollo, tanto motriz, cognitivo, afectivo-sexual y social.

Podemos afirmar que el juego infantil nos va a permitir trabajar una serie de dimensiones claves en el desarrollo de los peques y que van a hacer del juego un recurso de gran valor:

DIMENSIÓN SENSORIAL

La sola presencia de estos objetos aporta una estimulación sensorial a la niña que mira los animales y las figuritas, las toca, las coge, las mueve…Al manipularlos, graba las características sensoriales de los objetos y desarrolla su percepción. Durante el juego el niño y la niña pueden repetir muchas veces la misma acción por la sensación de seguridad que ello les proporcionan. De esta manera, los niños calculan qué personajes pueden ir en el tractor y quienes entran por la puerta del establo. Es posible incluso que se estimule su audición si los animales cuentan con sonido, por lo que esta actividad procura una estimulación visual, táctil y auditiva entre otras.

DIMENSIÓN PSICOMOTRIZ

Al coger los objetos, el niño utiliza los pequeños músculos de sus manos, esto es, la motricidad fina. Tiene que adaptar su manera de tomar los objetos a la forma de estos y sabe que debe colocar de forma diferente las manos para coger una gallina que una vaca o abrir una puerta. Para coger y soltar objetos en diferentes lugares necesita de la coordinación óculo-manual, lo que le permite soltar los objetos allí donde quiere. Asimismo, si él bebe se desplaza (a cuatro patas o andando) utiliza la motricidad gruesa, también para mantener la posición de sentado. Cuando quiere alcanzar una figurita que está lejos, alargará su bracito, y si se desequilibre pondrá la palma de la mano sobre el suelo en una clara reacción de protección. A veces una simple variación de su postura le va a permitir mantener el equilibrio.

DIMENSIÓN COGNITIVA

Lo más divertido de utilizar el material lúdico es comprender el entorno y desarrollar su pensamiento, esto es, sacarles partido a sus habilidades cognitivas. Necesita conocer y diferenciar las piezas, así como los diferentes sonidos que realiza cada animal. Constatar diferentes formas, números de patas, pelo, pluma… Comprende el funcionamiento de los objetos, diferenciando sus usos y cualidades. Experimenta con la relación causa- efecto, anticipando lo que sus gestos provocan: si pone un cordero en el techo del establo, antes o después caerá. Descubre la permanencia de los objetos: aunque esconda alguna pieza, cuando vaya a buscarla, seguirá estando en el mismo lugar donde la dejó. Importancia de la simulación, dando vida a los objetos, así como a la capacidad de abstracción inventado historias.

DIMENSIÓN AFECTIVA

Durante el juego es la pequeña o el pequeño los que deciden la historia de los personajes, necesita de su espontaneidad y de sus iniciativas y adquiere un cierto sentimiento de control y dominio. Asimismo, les presta sentimientos a los personajes, sentimientos reflejo de los propios: alegría, tristeza, ira…Puede dejar el juego, cuando lo desee, no está obligada a permanecer en el juego cuando no le apetezca, por lo que la satisfacción que obtiene es continua e inmediata. Algunos de los componentes afectivos del juego son iniciativa, expresión de sí misma y placer inmediato.

DIMENSIÓN SOCIAL

En el ejemplo que estamos desarrollando para ilustrar el caso, la niña o él niño puede jugar perfectamente solos y disfrutar del juego en toda su amplitud. Sin embargo, cuando algún compañero o compañera participa del mismo, es el momento de compartir, de comunicar, de tomar en consideración a los otros. El juego permite imaginar juntos un escenario de juego, inventar historias y representar diferentes papeles, lo que les permite aprender a relacionarse con los otros.

Para seguir la evolución de las capacidades lúdicas es evidente que hay que mencionar las edades:

Evolución del niño a través de las etapas de desarrollo

  • 0 a 6 meses: El niño descubre su cuerpo y el entorno. A los bebés les atraen los objetos luminosos y con colores vivos, sobre todo si contrastan con el fondo, y los que se mueven y suenan. También la cara, la mirada y la conversación de los adultos. Entre los primeros objetos que encuentra el niño para jugar, hay que destacar su propio cuerpo y el de la madre.
  • 6-12 meses: El niño explora el entorno y manipula los objetos. El niño juega a investigar, a explorar el espacio y los objetos.
  • 12-24 meses: El niño cada vez es más autónomo, descubriendo la relación entre el espacio y sus objetos de juego.
  • 2 a 4 años: El niño juega de forma convencional, después de forma imaginativa. Adquiere la capacidad de representación que le permite salir del aquí y el ahora. El juego adquiere una tendencia natural a la representación y experimentación de vivencias.
  • 4 a 6 años: Aparecen los escenarios de juegos y compañeros de juegos. El niño busca la relación con sus iguales y los juegos sociales adquieren cada vez más importancia.

Como tutora, ver jugar a un niño y ser la espectadora de su actividad, desde el prisma profesional, es una actividad realmente apasionante. Mientras juegan, los niños y niñas siempre me sorprenden con su ingenio y su imaginación.


Ver más entradas del blog


    Teléfono: 954904499
    Email: hr@ceiwonderland.es
    Calle Juan de Mata Carriazo, 3.
    41018, San Bernardo, Sevilla